viernes, 19 de abril de 2013

Un estuche improvisado

No se si a alguien le ha pasado alguna vez, pero en mi caso es ver ovillos asequibles y diferentes y entro en una especie de trance en el que cuando recupero la consciencia estoy saliendo de la tienda con una bolsa en la mano.

La parte negativa de mis ataques es que comprar ovillos sin proyecto ninguno en la manga, es que acabas sin saber muy bien cómo y cuándo los vas a usar. Pues bien, éste es el resultado de en qué se convirtieron un par de ovillos que me encantaron y sin utilidad ninguna...

Eran demasiado finos, así que ni corta ni perezosa me puse a ganchillear con tres hilos a la vez.

Está realizado en punto bajo, y el patrón está totalmente improvisado. Sería algo así:
Vuelta 1; Unas cuantas cadenetas que determinarán el largo del estuche (según lo largo que se quiera),
Vuelta 2: punto bajo hasta la segunda cadeneta que hicimos en la vuelta 1, cinco puntos bajos en la primera cadeneta de la vuelta 1, punto bajo hasta la penúltima cadeneta, y 4 puntos bajos en la última (donde ya teníamos un punto bajo hecho). Se puede cerrar la vuelta con un punto raso o trabajar continuadamente.
Vuelta 3 y posteriores, hasta obtener el alto del estuche deseado: punto bajo en todos los puntos de la vuelta anterior.

Se le cose una cremallera, se le pone un forro de tela si se desea, y... ¡Taraaaaan!

En mi caso el... ¡Taraaaaan! vino después, ya que aprovechando que eran hilos de diferentes colores, le puse una flor (por ponerle una gracia) usando uno solo de los hilos para cada vuelta siguiendo este patrón.
El centro brillantoso es un botón que le chorimangué a mi señora madre de su caja de costura, y reutilicé unas cintas de raso lilas muy finitas que le venían al tono, ya que era el color que faltaba por añadirle a la flor para completar los 3 colores usados simultáneamente en el estuche.
¿Sabeis esas tiras de raso que le cosen a las camisetas para poder colgarlas y que no se caigan de la percha? Pues no se el resto del mundo, pero yo se las suelo cortar para que no asomen indiscretamente cuando llevo la camiseta puesta, ¡y el que guarda... halla! Unas puntaditas por detrás de la flor y chispum.

Una idea que tal vez a alguien le pueda ser de utilidad para hacer algo bonito y útil con ovillos, botones, y cintas de raso inservibles guardadas sin propósito alguno.

¡Have a nice weekend! ^-^

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada